Monitorización

Los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se deben evaluar regularmente según la gravedad de la enfermedad. A los pacientes con EPOC estable leve, se les puede realizar un seguimiento en intervalos de 6 meses, mientras que a los pacientes que presentan exacerbaciones frecuentes graves y los pacientes hospitalizados recientemente, el seguimiento debe hacerse en intervalos de 2 semanas a 1 mes. En las sesiones de seguimiento, se debe evaluar a los pacientes para determinar el cumplimiento del régimen médico, la respuesta a la terapia y el avance de la enfermedad. Se debe determinar el nivel de disnea en reposo y con ejercicio, así como también el número de exacerbaciones. Los cuestionarios tales como la prueba de evaluación de la EPOC (CAT en inglés) pueden utilizarse para evaluar los síntomas. Estos pueden encontrarse en las guías de práctica clínica de la GOLD (Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease o Iniciativa Global para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).[1] El estado de tabaquismo y la exposición al humo deben determinarse en cada cita, seguidos por la medida adecuada.[1]

Las pruebas funcionales respiratorias (PFR) se deben monitorizar al menos cada 3 años, a fin de evaluar la respuesta a la terapia y la posible necesidad de cambiar los medicamentos. Si se realiza algún cambio en los medicamentos, o si el paciente recibe tratamiento con corticosteroides sistémicos, las PFR se deben monitorizar con más frecuencia. Las guías de práctica clínica de la GOLD recomiendan medir el VEF1 mediante una espirometría al menos una vez al año para identificar a los pacientes que se deterioran con rapidez.[1] La saturación de oxígeno se debe monitorizar, y los pacientes se deben evaluar periódicamente para determinar la necesidad de recibir oxigenoterapia. Los pacientes se deben monitorizar para detectar complicaciones de la EPOC a corto y largo plazo. Además, se deben monitorizar el peso, el estado de nutrición y la actividad física de los pacientes. La caquexia y el rendimiento físico son indicadores de un mal pronóstico.

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad