Casos clínicos

Historia clínica #1

Un hombre de 66 años de edad con antecedentes de tabaquismo de un paquete de cigarrillos por día durante los últimos 47 años se presenta con disnea, tos crónica y producción de esputo amarillento en los últimos 2 años. En la exploración física, el paciente presenta caquexia y dificultad respiratoria moderada, especialmente después de caminar hacia la sala de examen, y respira con los labios fruncidos. Las venas del cuello están levemente dilatadas. En el examen de pulmón, se revela tórax en tonel y escasa entrada de aire bilateralmente, con sibilancia moderada en la inspiración y espiración. Las exploraciones de corazón y abdomen se encuentran dentro de los límites normales. Las extremidades inferiores presentan un escaso edema con fóvea.

Historia clínica #2

Una mujer de 56 años de edad con antecedentes de tabaquismo se presenta ante su médico de atención primaria con disnea y tos durante varios días. Los síntomas comenzaron 3 días antes de la visita con rinorrea. La paciente relata tos productiva crónica diurna con esputo blanco, que aumentó en los últimos 2 días. Ya había tenido episodios similares cada invierno durante los últimos 4 años. Había fumado 1 o 2 paquetes de cigarrillos al día durante 40 años y seguía fumando. Niega la presencia de hemoptisis, escalofríos moderados o pérdida de peso, y no sintió alivio alguno con las preparaciones de venta libre para la tos.

Otras presentaciones

Otras presentaciones incluyen pérdida de peso, hemoptisis, cianosis y cefaleas diurnas secundarias a hipercapnia. La exploración física puede demostrar hipoxia, uso de músculos accesorios, movimientos paradójicos de las costillas, ruido cardíaco distante, edema en la extremidad inferior, hepatomegalia secundaria a cor pulmonale, y asterixis debido a hipercapnia. Los pacientes también pueden presentar signos y síntomas de complicaciones de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Entre ellos, se incluyen disnea grave, disminución grave de entrada de aire, y dolor torácico secundario a una exacerbación grave de la EPOC o neumotórax espontáneo.[2][3] Los pacientes con EPOC a menudo presentan otras comorbilidades, incluyendo enfermedades cardiovasculares,[4] disfunción del músculo esquelético, síndrome metabólico y diabetes, osteoporosis, depresión, cáncer de pulmón, enfermedad del reflujo gastroesofágico, bronquiectasia y apnea obstructiva del sueño.[1]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad