Diferenciales

SIGNOS / SÍNTOMAS
Pruebas diagnósticas
SIGNOS / SÍNTOMAS

Los pacientes suelen ser mayores que quienes presentan cetoacidosis diabética (CAD) y, por lo general, tienen diabetes de tipo 2. Los residentes de mayor edad de la residencia de ancianos con ingesta de líquidos deficiente tienen alto riesgo.

Los síntomas se desarrollan insidiosamente durante días o semanas.

Son más frecuentes la obnubilación mental y el coma. También pueden presentarse signos neurológicos focales (hemianopsia o hemiparesia) y convulsiones. Las convulsiones pueden ser las características clínicas dominantes.[1]

Pruebas diagnósticas

La glucosa sérica es >33.3 mmol/L (>600 mg/dL). La osmolalidad sérica generalmente es >320 mmol/kg (>320 mOsm/kg).

Las cetonas en orina son normales o solo ligeramente positivas. Las cetonas séricas son negativas.

El anión gap es variable pero generalmente <12 mmol/L (<12 mEq/L).

El déficit de cloruro total es de 5-15 mmol/kg (5-15 mEq/kg).

GSA: el pH arterial suele ser >7.30, mientras que en la cetoacidosis diabética (CAD) oscila entre 7.00 y 7.30. El bicarbonato arterial generalmente es >15 mmol/L (>15 mEq/L).

SIGNOS / SÍNTOMAS
Pruebas diagnósticas
SIGNOS / SÍNTOMAS

La presentación es idéntica a la de la cetoacidosis diabética (CAD). En la acidosis láctica pura, la glucosa sérica y las cetonas séricas deberían ser normales, y la concentración de lactato sérico debería estar elevada.

Pruebas diagnósticas

Lactato sérico >5 mmol/L.[1]

SIGNOS / SÍNTOMAS
Pruebas diagnósticas
SIGNOS / SÍNTOMAS

La cetosis por inanición se presenta debido a una disponibilidad de carbohidratos inadecuada que causa lipólisis y producción de cetona fisiológicamente adecuadas para proporcionarle sustratos de combustible al músculo.

Pruebas diagnósticas

La glucemia generalmente es normal. Aunque la orina puede tener grandes cantidades de cetonas, la sangre pocas veces las tiene. El pH arterial es normal y el anión gap, a lo sumo, ligeramente elevado.[1]

SIGNOS / SÍNTOMAS
Pruebas diagnósticas
SIGNOS / SÍNTOMAS

Por lo general, estas personas son alcohólicas desde hace mucho tiempo, y el etanol ha sido para ellas la fuente calórica principal durante días o semanas. La cetoacidosis se produce cuando, por alguna razón, el alcohol y la ingesta calórica disminuyen.

Pruebas diagnósticas

En la cetoacidosis alcohólica aislada, la acidosis metabólica suele ser de gravedad leve a moderada. El anión gap es elevado. Las cetonas séricas y en orina están siempre presentes. Es posible que el alcohol en sangre sea indetectable y que el paciente esté hipoglucémico.[1]

SIGNOS / SÍNTOMAS
Pruebas diagnósticas
SIGNOS / SÍNTOMAS

Se pueden diferenciar mediante la investigación de los antecedentes y los análisis clínicos. La intoxicación por salicilato produce acidosis metabólica con anión gap, generalmente acompañada de alcalosis respiratoria.

Pruebas diagnósticas

La glucosa plasmática es normal o baja, las cetonas son negativas, la osmolalidad es normal y los salicilatos son positivos en sangre u orina. Cabe señalar que los salicilatos pueden provocar que la determinación de glucosa urinaria dé un resultado falso positivo o falso negativo.[1]

SIGNOS / SÍNTOMAS
Pruebas diagnósticas
SIGNOS / SÍNTOMAS

El metanol y el etilenglicol también producen acidosis metabólica con anión gap sin hiperglucemia ni cetonas.

Pruebas diagnósticas

Los niveles séricos de metanol o etilenglicol son elevados. Pueden producir un aumento de la osmolalidad sérica medida.[1]

SIGNOS / SÍNTOMAS
Pruebas diagnósticas
SIGNOS / SÍNTOMAS

Se caracteriza por un marcado aumento de la urea sérica y la creatinina, con glucosa plasmática normal. El pH y el anión gap suelen ser ligeramente anormales.

Pruebas diagnósticas

Urea elevada, generalmente >71.4 mmol/L (>200 mg/dL) y creatinina elevada, generalmente >884 micromoles/L (>10 mg/dL).[1]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad