Etiología

La tos crónica comienza como subaguda, y el diagnóstico diferencial incluye todas las causas de tos subaguda. La tos postinfecciosa es la etiología más frecuente de la tos subaguda.[5] La mayoría de los casos son autolimitados. Si la tos dura más de 8 semanas, se requerirá un enfoque sistemático para dilucidar la causa y se necesita el mejor tratamiento.

Etiologías frecuentes

En la mayoría de los adultos no fumadores con una radiografía de tórax normal que no toman inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA), la tos crónica es causada por una o más de cuatro enfermedades:[2][3][6][7]

  • Síndrome de la tos en las vías respiratorias altas (anteriormente síndrome de goteo posnasal): 34%

  • Asma: 25%

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico: 20%

  • Bronquitis eosinofílica no asmática: 13%.

A menudo, se presenta más de una causa de la tos crónica. La tos verdaderamente idiopática es poco frecuente y es un diagnóstico de exclusión.[8][9]

La tos como síntoma principal o único del asma, conocida como asma con variante de tos, está presente en un subgrupo de pacientes.[10] Suele ser peor por la noche.[10]

Estas causas más frecuentes representan a la mayoría de los pacientes que acuden a clínicas de especialidades con tos crónica y, generalmente, se deberán considerar en primer lugar si no hay signos ni síntomas que indiquen diagnósticos alternativos.

Otras causas frecuentes incluyen las siguientes.

  • Inhibidores IECA: tos seca, por lo general asociada a una sensación de cosquilleo o rascado en la garganta. La incidencia informada varía.[11] La tos inducida por los inhibidores IECA es más frecuente en las mujeres que en los hombres y se asocia con el aumento de la edad.[12][13]

  • Tos posinfecciosa: la etiología más frecuente de la tos subaguda.[5] Una anamnesis típica de la tos postinfecciosa deberá dar lugar a una espera vigilante y una terapia sintomática, según sea necesario.

  • Bronquitis: se puede considerar bronquitis crónica cuando un adulto presenta antecedentes de tos productiva crónica, que dura más de 3 meses y durante, al menos, 2 años consecutivos, si se han descartado otros diagnósticos.[14] La bronquitis crónica es una de las manifestaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Entre los factores predisponentes, se puede incluir el tabaquismo de nicotina y marihuana, la exposición secundaria al humo de la nicotina y la exposición ambiental a toxinas.[6][15]

  • Bordetella pertussis: cuando la epidemiología local indica una alta tasa de infección por pertussis, se recomienda la prueba para Bordetella pertussis. Si las pruebas respaldan el diagnóstico de pertussis, se indica el tratamiento antimicrobiano específico.

Etiologías menos frecuentes

Los diagnósticos que se deben tener en cuenta son los revelan la tos a través de la estimulación de receptores mecánicos y químicos de las vías respiratorias, que alimentan el nervio vago, incluidos los nervios aferentes ubicados en la pared torácica, el diafragma, el esófago, la pared abdominal y el meato acústico externo.[16] Por consiguiente, otras causas posibles son las siguientes:

  • Trastornos que deforman o irritan las vías respiratorias (p. ej., bronquiectasias, enfermedad pulmonar supurativa crónica, tumores endobronquiales, enfermedad granulomatosa, cuerpos extraños)

  • Enfermedades del parénquima pulmonar (p. ej., enfermedad pulmonar intersticial provocada por una neumonitis por hipersensibilidad, exposición laboral/ambiental o enfermedades autoinmunes como lupus eritematoso sistémico)

  • Otras enfermedades que implican procesos sistemáticos (artritis reumatoide, sarcoidosis), enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico o las enfermedades que estimulan los nervios aferentes mencionados anteriormente

  • La irritación del canal del oído externo causada por una infección, cerumen o prótesis auditivas puede producir tos, a través de un reflejo mediado por el nervio de Arnold.

La disfagia orofaríngea que provoca la aspiración recurrente de alimentos y líquidos también puede causar tos. Se deberán realizar evaluaciones adicionales para dicha etiología a los pacientes con tos que informen dificultades en la deglución.[6]

El divertículo de Zenker puede causar tos crónica, acompañada de disfagia, regurgitación, aspiración y pérdida de peso.[17]

También se deberá considerar la bronquiolitis y puede derivar de una infección o estar relacionada con fármacos/toxinas. La panbronquiolitis difusa se deberá considerar en pacientes que han vivido recientemente en Japón, Corea o China.[6]

En zonas de infecciones endémicas con hongos o parásitos, se deberá realizar la evaluación diagnóstica para estas afecciones, una vez que se hayan descartado las causas más frecuentes de la tos.[6] El ensanchamiento lento de los vasos sanguíneos intratorácicos, tales como un aneurisma aórtico puede causar tos crónica.[18]

El síndrome de tos somática (tos psicogénica) se puede diagnosticar después de que se haya realizado una evaluación exhaustiva para descartar todas las otras causas.[19]

Las personas que trabajan con la voz (p. ej., maestros, operadores de centros de llamada, actores, cantantes, instructores) pueden experimentar tos crónica y ronquera.[15]

La enfermedad causada por el coronavirus 2019 (COVID-19) puede estar asociada a síntomas de larga duración, más frecuentemente tos, fiebre baja y fatiga, y/o disfunción de órganos.[20] La definición y el marco temporal del "síndrome COVID-19 post-agudo" o "COVID de larga duración" no se han determinado universalmente. En el Reino Unido, el "COVID-19 sintomático en curso" se ha definido como signos y síntomas de COVID-19 de 4 a 12 semanas. El "síndrome post-COVID-19" se define como los signos y síntomas que se desarrollan durante o después de COVID-19 y que continúan durante más de 12 semanas.[21] Siguen apareciendo datos sobre la incidencia, la evolución natural y la etiología. Consulte la sección "complicaciones" en nuestro tema "Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)".

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad