Epidemiología

Esta es una afección frecuente que, a menudo, no se detecta hasta las etapas más avanzadas. Se estima que el 9% al 13% de la población adulta en todo el mundo ha padecido la enfermedad renal crónica (ERC).[3][4][5] En 2017, la prevalencia mundial estimada de las etapas 1 y 2 de la enfermedad renal crónica (ERC) representaba el 5%, la etapa 3 el 3.9%, la etapa 4 el 0.16%, la etapa 5 el 0.07%, la diálisis el 0.041% y el trasplante de riñón el 0.011%.[5] La incidencia está aumentando y se cree que se debe a un envejecimiento demográfico; una mayor incidencia de enfermedades, como diabetes mellitus (DM) e hipertensión, que son las causas más frecuentes en la población adulta y una mayor incidencia de trastornos glomerulares, como la glomeruloesclerosis focal y segmentaria.[4][6][7] Las personas de raza negra, los hispanos y las personas que tienen un miembro de la familia con un diagnóstico de enfermedad renal tienen una mayor prevalencia que la población general.[8][9] Además, las personas con un episodio de daño renal agudo presentan mayores probabilidades de estar en riesgo de desarrollar daño renal crónico y enfermedad renal terminal en el futuro.[10]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad