Prevención primaria

Para obtener información actualizada sobre la orientación relativa a las inmunizaciones de rutina durante la pandemia del coronavirus, consulte nuestro tema "Manejo de las afecciones coexistentes en el contexto de COVID-19".

La vacuna antigripal proporciona prevención primaria frente a la gripe.[38][39][40][41][42][43][44][45] [ Cochrane Clinical Answers logo ] [ Cochrane Clinical Answers logo ] [ Cochrane Clinical Answers logo ] Las directrices internacionales varían en sus recomendaciones sobre quién debe vacunarse. En el Reino Unido para 2020-2021, se recomienda la vacunación contra la gripe a todos los niños de 2 a 11 años de edad, a todas las personas de 65 años o más, a las personas de 6 meses a menos de 65 años de edad que se encuentran en grupos de riesgo clínico (p. ej., personas con enfermedades crónicas respiratorias, cardíacas, renales, hepáticas o neurológicas, diabetes, inmunosupresión, problemas de aprendizaje, obesidad), mujeres embarazadas, personas con las que tengan contacto en el hogar otras personas vulnerables a la infección (p. ej., personas inmunocomprometidas, personas con riesgo de padecer una enfermedad grave asociada a COVID-19), cuidadores, profesionales sanitarios y de asistencia social, personas que viven en residencias que ofrecen cuidados.[46] Además, a las personas de 50 a 64 años de edad se les puede ofrecer la posibilidad de vacunarse después de que se haya dado prioridad a otros grupos elegibles y con arreglo al suministro de vacunas. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de los EE. UU., recomiendan actualmente la vacuna antigripal para todas las personas ≥6 meses de edad que no presenten contraindicaciones para la vacunación.[47] CDC: influenza (flu) external link opens in a new window Para el período 2020-2021, el CDC Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) recomienda el uso de cualquier vacuna contra la gripe que esté autorizada y sea adecuada para la edad, incluyendo la vacuna viva atenuada cuando sea indicado.[47] La American Academy of Pediatrics (AAP) también recomienda que cualquier vacuna autorizada, recomendada y adecuada a la edad puede ser utilizada para los niños, sin preferencia por un producto o formulación sobre otro (a menos que esté contraindicado).[14] Se están llevando a cabo ensayos sobre el uso de la vacuna antigripal en lactantes pequeños (<6 meses de edad).[48] Los niños de entre 6 meses y 8 años requieren dos dosis de la vacuna antigripal (administradas con un intervalo ≥4 semanas) durante la primera temporada de vacunación para optimizar la respuesta.[47] El ACIP recomienda que los niños de 6 meses a 8 años de edad que hayan recibido previamente ≥2 dosis de la vacuna trivalente o cuadrivalente contra la gripe con ≥4 semanas de separación entre sí, antes del 1 de julio de 2019, requieran una única dosis entre 2020 y 2021.[47] A partir de los 9 años de edad, solo se recomienda una dosis anual.[47] Las mujeres embarazadas pueden recibir cualquier vacuna inactivada autorizada, recomendada y adecuada a su edad; la vacuna viva atenuada contra la gripe no se debe usar durante el embarazo.[47] La vacunación contra la gripe durante el embarazo no se asocia con un mayor riesgo de ingreso hospitalario o muerte del lactante en los primeros 6 meses de vida[49] y puede ayudar a prevenir los ingresos hospitalarios por gripe entre las mujeres embarazadas.[50] Además, la vacunación contra la gripe durante el embarazo da como resultado el desarrollo de anticuerpos que pueden proteger a los bebés en los primeros meses de vida.[51] Otras directrices internacionales recomiendan la vacunación a grupos de alto riesgo. Es necesario consultar y seguir las directrices locales.

Para la temporada 2020-2021 (en el hemisferio norte), la Organización Mundial de la Salud recomienda que las vacunas cuadrivalentes fabricadas con huevo contengan un virus similar al A/Guangdong-Maonan/SWL1536/2019 (H1N1)pdm09, un virus similar a A/Hong Kong/2671/2019 (H3N2), un virus similar a B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria) y un virus similar a B/Phuket/3073/2013 (linaje B/Yamagata). Las vacunas cuadrivalentes basadas en células o recombinantes deben contener un virus similar al A/Hawaii/70/2019 (H1N1)pdm09, un virus similar al A/Hong Kong/2671/2019 (H3N2), un virus similar al B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria) y un virus similar al B/Phuket/3073/2013 (linaje B/Yamagata). El componente de la gripe B de las vacunas trivalentes debe ser un virus similar al B/Washington/02/2019 (linaje B/Victoria).[52]

En los EE. UU., la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que todos los niños con alergia de cualquier gravedad al huevo puedan recibir una vacuna inactivada contra la gripe o una vacuna viva atenuada contra la gripe, sin ninguna precaución adicional más allá de las recomendadas para cualquier vacuna.[14] El ACIP (Advisory Committee on Immunization Practices) recomienda lo siguiente:[47][53]

  • Las personas con antecedentes de alergia al huevo que hayan sufrido únicamente urticaria tras la exposición al huevo deben recibir la vacuna antigripal (cualquier vacuna contra la gripe autorizada, recomendada y adecuada a la edad).

  • Las personas que hayan reportado reacciones al huevo (con síntomas tales como angioedema, dificultad respiratoria, aturdimiento o vómitos recurrentes) o que han requerido epinefrina (adrenalina) u otra intervención médica de urgencia, pueden recibir la vacuna antigripal (cualquier vacuna autorizada contra la gripe, recomendada y adecuada a la edad). Si la vacuna no se basa en el cultivo de células, debe administrarse en un entorno médico de paciente hospitalizado o ambulatorio. La vacuna se debe administrar por parte de un médico con experiencia en el reconocimiento y manejo de enfermedades alérgicas graves.

  • Es poco probable que las personas que puedan comer huevos poco cocinados (p. ej., huevos revueltos) sin sufrir reacciones sean alérgicas. Las personas alérgicas al huevo podrían tolerar el huevo en productos horneados (p. ej., pan o pasteles). La tolerancia a alimentos que contengan huevo no descarta la posibilidad de tener alergia al huevo. La alergia al huevo puede confirmarse a través de una historia clínica constante de reacciones adversas a los huevos y a alimentos que los contienen, además de pruebas cutáneas o análisis de sangre para detectar inmunoglobulina E dirigida contra las proteínas del huevo.

  • Las personas sin antecedentes conocidos de exposición al huevo pero de quienes se sospeche que son alérgicas al huevo debido a pruebas de alergia realizadas previamente deben consultar antes de la vacunación a un médico con experiencia en el tratamiento de afecciones alérgicas.

  • Una reacción alérgica previa grave a la vacuna antigripal, independientemente del componente del que se sospeche que es el causante de la reacción, es una contraindicación para la futura recepción de la vacuna.

Independientemente de los antecedentes de alergia, todas las vacunas deben administrarse en entornos en los que se disponga de personal y equipos para el rápido reconocimiento y tratamiento de la anafilaxia.

No es necesario administrar la vacuna mediante un método de dos pasos ni realizar pruebas cutáneas con la vacuna.[54] Ahora se dispone de una vacuna trivalente para adultos de 18 años de edad o más, realizada mediante un sistema de expresión del virus en insectos y tecnología de ADN recombinante. A diferencia de otras vacunas, en esta no se utiliza el virus de la gripe o los huevos en el proceso de fabricación. Una vacuna cuadrivalente basada en células está disponible en los Estados Unidos para personas de ≥4 años de edad, y en Europa de ≥9 años de edad. La vacuna cuadrivalente basada en células se fabrica utilizando virus de la gripe cultivados en células cultivadas de origen mamífero en lugar de huevos de gallina.[55][56]

La eficacia de la vacuna puede variar de acuerdo con la edad del receptor, el nivel de inmunidad preexistente y la correcta predicción de las cepas del virus específicas que haya en circulación.[57][40][41][42][43][58][59][60][61][62][63][64][65]

Eficacia de la vacuna en personas de edad avanzada:

  • La mayoría de las muertes asociadas a la gripe se producen entre la población de edad avanzada (de ≥65 años de edad).[66][67][68] En una revisión sistemática se halló que las ventajas de la vacunación eran más evidentes en los desenlaces relacionados con la salud de los residentes en centros de cuidados a largo plazo que en personas sanas de edad avanzada residentes en el entorno comunitario.[69] En un estudio de cohortes combinadas publicado tras los metaanálisis se demostró una significativa reducción en la tasa de mortalidad entre individuos de edad avanzada vacunados (1.0% frente al 1.6% entre individuos sin vacunar).[67] La mejora de la mortalidad en pacientes de edad avanzada aumenta con la vacunación anual.[70] Vacunar con dosis altas y reforzar títulos bajos a mitad de temporada también puede tener resultados ventajosos en las personas de edad avanzada.[71][72][73][74][75]

  • Se puede utilizar cualquier vacuna autorizada y adecuada a la edad.[47]

Riesgo de síndrome de Guillain-Barré (SGB):

  • El SGB es un trastorno autoinmune agudo de los nervios periféricos que se desarrolla en individuos susceptibles tras la infección y, en casos poco frecuentes, tras la inmunización. En EE. UU., se asoció un mayor riesgo de SGB a la vacuna contra la gripe porcina de 1976 (gripe A de origen porcino H1N1, subtipo A/NJ/76).[76] El número de casos de SGB asociado a la vacuna antigripal notificados al Vaccine Adverse Event Reporting System nacional de EE. UU. aumentó de 37 en 1992-1993 a 74 en 1993-1994. En estudios de estos casos se demostró que, en las dos temporadas combinadas, el riesgo relativo ajustado de 1.7 sugiere algo más de 1 caso adicional de SGB por millón de personas vacunadas contra la gripe.[77] El riesgo parece ser sustancialmente menor que el riesgo general para la salud que supone la gripe que se produce de forma natural.

  • A modo de precaución para el uso de la vacuna contra la gripe, se realiza una anamnesis del síndrome de Guillain-Barré (SGB) dentro de las 6 semanas siguientes a la recepción de la vacuna debido al riesgo de SGB recurrente. Los riesgos y beneficios de la vacunación deben ser considerados en estos casos.[47]

Prevención secundaria

Está demostrada la eficacia de oseltamivir y de zanamivir como profilaxis contra la infección si se administran poco después de la exposición a una persona infectada.[136] [ Cochrane Clinical Answers logo ] La profilaxis antiviral tras la exposición a una persona infectada está reservada para las poblaciones de riesgo.[110][111] Los hallazgos surgidos de un metanálisis muestran que el oseltamivir reduce moderadamente la duración de alivio de los síntomas clínicos en adultos con gripe, pero aumenta la incidencia de náuseas y vómitos.[126]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad