Etiología

El virus de la gripe estacional forma parte de la familia de los ortomixovirus. Tiene un genoma de ARN segmentado y monocatenario que puede clasificarse como gripe A, B y C basándose en las diferencias antigénicas. El ARN codifica 5 proteínas estructurales y 3 proteínas no estructurales. Los elementos de la proteína M y la nucleoproteína NP se utilizan para clasificar el virus en los tipos A, B y C. Otros elementos de la estructura del virus, la hemaglutinina (antígeno H) y la neuraminidasa (antígeno N), son importantes en la patogenia de la enfermedad. El antígeno H es necesario para la unión y la entrada del virus en la célula. El antígeno N ayuda al virus maduro a escapar de la célula.

Los tipos del virus de la gripe estacional A y B también se dividen en varios subtipos. Estos subtipos se definen mediante los antígenos H y N que hay presentes en el virus. Existen 3 subtipos antigénicos del antígeno H (H1, H2 y H3) y 2 subtipos antigénicos del antígeno N (N1 y N2), lo que permite que se produzcan varias combinaciones distintas. Los anticuerpos de un subtipo del antígeno H o N no reaccionan con otro tipo del antígeno H o N.

La gripe C no está asociada a epidemias ni pandemias y provoca una enfermedad de carácter leve. La gripe A es responsable de brotes locales frecuentes (generalmente anuales), epidemias de mayor envergadura e intensidad variable cada 2 o 3 años o pandemias ocasionales. El virus de la gripe B causa brotes aproximadamente cada 4 años, con una enfermedad generalmente más leve que el de la gripe A.[9] Las epidemias se producen generalmente entre finales de otoño y principios de primavera.

Las pequeñas mutaciones puntuales en las proteínas que conforman el virus de la gripe provocan cambios antigénicos; de ahí que se necesiten vacunas nuevas en cada temporada de gripe. Los cambios de mayor calado que originan nuevas proteínas hemaglutinina o neuraminidasa provocan cambios antigénicos y pueden causar pandemias. Entre la terminología específica que se emplea al hablar del virus de la gripe se incluye el tipo de virus de la gripe, el lugar en que se situó por primera vez y el año en que se descubrió.

Fisiopatología

El virus de la gripe estacional se transmite a través de gotitas respiratorias infectadas que se aerosolizan mediante la tos, estornudos o al hablar. Con menos frecuencia, la transmisión puede deberse al contacto con fómites.[5]

El virus se une al epitelio ciliado traqueobronquial y penetra en él utilizando la hemaglutinina (antígeno H) de la superficie viral. A continuación, se produce la replicación viral. El máximo de la diseminación viral se produce en las primeras 48 a 72 horas tras la exposición al virus; a continuación, decae y deja de ser detectable en el plazo de 10 días. Los niños y las personas inmunocomprometidas pueden diseminar el virus durante varias semanas.[10]

Clasificación

Tipos de virus de la gripe estacional

El virus de la gripe se clasifica en gripe A, B y C de acuerdo con diferencias antigénicas. Otros elementos de la estructura del virus son la hemaglutinina (antígeno H) y la neuraminidasa (antígeno N).

Los tipos del virus de la gripe A y B se dividen en varios subtipos. Estos subtipos se definen mediante los antígenos H y N que hay presentes en el virus. Existen 3 subtipos antigénicos del antígeno H (H1, H2 y H3) y 2 subtipos antigénicos del antígeno N (N1 y N2), lo que permite que se produzcan varias combinaciones distintas.

La gripe C no está asociada a epidemias ni pandemias y provoca una enfermedad de carácter leve.

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad