Cribado

Recomendaciones

Tanto el National Institute for Health and Care Excellence (NICE), como la Canadian Task Force on Preventive Care respaldan el cribado para detectar la depresión durante la atención primaria de la salud.[55]

La US Preventive Services Task Force encontró evidencia convincente para recomendar el cribado de la depresión en la población adulta en general, incluidas las mujeres embarazadas y en período de posparto,[56] aunque los organismos de salud pública en algunos países, (p. ej., Canadá) no recomiendan las pruebas de cribado de rutina. [57] Deben existir sistemas vigentes para garantizar el diagnóstico preciso, el tratamiento eficaz y el seguimiento adecuado después del cribado.

Herramientas

El cribado y los instrumentos diagnósticos comunes actualmente en uso se basan en los criterios del DSM-IV. Todavía no se encuentran ampliamente disponibles los instrumentos basados en el DSM-5; sin embargo, los síntomas y los criterios han cambiado muy poco entre el DSM-IV y el DSM-5, por lo que se anticipa que no habrá cambios importantes en los instrumentos de cribado.

El cuestionario sobre la salud del paciente (Patient Health Questionnaire) 2 (PHQ-2) deriva de la herramienta Primary Care Evaluation of Mental Disorders (PRIME-MD) y realiza un cribado rápido y exacto de la depresión con solo 2 preguntas:[40]

“Durante las últimas 2 semanas, ¿se ha sentido triste, deprimido, desesperanzado?”

“Durante las últimas 2 semanas, ¿se ha sentido poco interesado o ha sentido poco placer con respecto a la realización de actividades?”

Una respuesta positiva a cualquiera de las dos preguntas justifica una revisión detallada de los criterios del DSM-5 u otra herramienta equivalente.

El cuestionario sobre la salud del paciente (Patient Health Questionnaire) 9 (PHQ-9) se puede usar como una herramienta diagnóstica y de manejo de la enfermedad. El PHQ-9 es un cuestionario sobre la depresión de 9 puntos que refleja los criterios del DSM-5. Clasifica los síntomas actuales en una escala del 0 (sin síntomas) al 3 (síntomas diarios). Se ha validado su uso en el contexto de la atención primaria. La repetición del PHQ-9 durante el tratamiento le permite al médico clínico monitorear de manera objetiva la respuesta al tratamiento.

Cribado de mujeres embarazadas y posnatales

La evidencia sugiere que el cribado de las mujeres embarazadas y posnatales reduce el riesgo de depresión.[3][4][56] Los médicos deben realizar un cribado para detectar la depresión posnatal mediante la Escala de depresión posnatal de Edimburgo (Edinburgh Postnatal Depression Scale) entre 4 y 6 semanas después del parto. Edinburgh Postnatal Depression Scale external link opens in a new window Esta escala es un cuestionario de 10 puntos dirigido a las mujeres en periodo posnatal. Un puntaje ≥10 sugiere depresión.[41][42][43] Aunque no evalúa la gravedad de la depresión, sí evalúa la ideación suicida.

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad