Pronóstico

Existen varios ensayos que demuestran que la hipertensión no controlada constituye un factor de riesgo importante para el desarrollo de enfermedades cardíacas, vasculares, renales y cerebrovasculares, así como para la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, incluso las reducciones moderadas de la presión arterial (PA) reducen la morbilidad y la mortalidad.[5] La presión arterial sistólica puede tener un mayor efecto en los resultados cardiovasculares, pero se ha demostrado que, tanto la hipertensión sistólica, como la diastólica influyen independientemente en el riesgo de eventos cardiovasculares adversos.[153]

En la actualidad no hay evidencias de ensayos controlados aleatorizados para el beneficio del tratamiento de la hipertensión de bata blanca. Un metanálisis determinó que la hipertensión bata blanca no tratada se asocia con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares y mortalidad por todas las causas; no se observó ninguna asociación significativa entre el efecto de bata blanca tratada y los eventos cardiovasculares o la mortalidad.[154] La hipertensión enmascarada (que puede incluir, tanto a los que reciben tratamiento antihipertensivo, como a los que no lo reciben) se asocia con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares, incluidos los accidentes cerebrovasculares y el infarto de miocardio.[155] La monitorización de la presión arterial fuera del entorno clínico es fundamental para el tratamiento de la hipertensión y para mejorar los resultados.

Se requieren más estudios para confirmar los objetivos de presión arterial óptimos en la diabetes. En un ensayo clínico aleatorizado (ACCORD) con un objetivo más estricto de presión arterial para pacientes con diabetes de tipo 2 no se redujo de forma significativa el resultado cardiovascular primario, ni la mayoría de los resultados secundarios, en comparación con los objetivos de presión arterial (PA) estándares. En este estudio, el número de accidentes cerebrovasculares totales y no mortales fue menor en el grupo de terapia intensiva, aunque el beneficio clínico fue limitado (número necesario a tratar = 89 durante 5 años para prevenir un accidente cerebrovascular).[73] Los datos del estudio ACCORD y de los ensayos sobre la diabetes de los veteranos también se utilizaron en un análisis para mostrar una asociación entre la variabilidad de la presión arterial y el riesgo de insuficiencia cardíaca en pacientes con diabetes de tipo 2, posiblemente relacionada con la diástole.[156]

En pacientes con diabetes, la disminución de la presión arterial dormida, un nuevo objetivo terapéutico que requiere la evaluación de la monitorización ambulatoria, ha demostrado ser el predictor independiente más significativo de la supervivencia sin eventos en algunos estudios.[157][158][159][160][161]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad