Pronóstico

Existen varios ensayos que demuestran que la hipertensión no controlada constituye un factor de riesgo importante para el desarrollo de enfermedades cardíacas, vasculares, renales y cerebrovasculares, así como para la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, incluso las reducciones moderadas de la presión arterial (PA) reducen la morbilidad y la mortalidad.[5] Se necesitan más estudios para confirmar los objetivos de presión arterial óptimos en la diabetes.

En un ensayo clínico aleatorizado (ACCORD) con un objetivo más estricto de presión arterial para pacientes con diabetes de tipo 2 no se redujo de forma significativa el resultado cardiovascular primario ni la mayoría de los resultados secundarios en comparación con los objetivos de presión arterial estándares. En este estudio, el número de accidentes cerebrovasculares totales y no mortales fue menor en el grupo de terapia intensiva, aunque el beneficio clínico fue limitado (número necesario a tratar = 89 durante 5 años para prevenir un accidente cerebrovascular).[71]

En los pacientes diabéticos, se ha demostrado que la disminución de la presión arterial durante el sueño (un objetivo terapéutico nuevo para el que es necesaria la evaluación por monitorización ambulatoria) en algunos estudios es el factor pronóstico independiente más importante para la supervivencia libre de eventos.[140][141][142][143][144]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad