Epidemiología

Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que 1130 millones de personas tienen hipertensión en todo el mundo (definida como presión arterial sistólica [PA] ≥140 mmHg y presión arterial diastólica ≥90 mmHg) y que la mayoría vive en países de ingresos bajos y medios.[8] Esto se está convirtiendo en un problema cada vez más frecuente debido al incremento de la longevidad y a la prevalencia de los factores contribuyentes como la obesidad, la inactividad física y una dieta poco sana.[9][10] La prevalencia en muchos países en vías de desarrollo, especialmente los círculos urbanos, ya es tan elevada como en países desarrollados.[11] En Inglaterra, la prevalencia de la hipertensión arterial en 2015 fue del 31% en los hombres y del 26% en las mujeres, lo que afecta a más de uno de cada cuatro adultos.[12]

En los Estados Unidos, las definiciones de vigilancia varían mucho. Utilizando los datos de las National Health and Nutrition Examination Surveys (NHANES) de 2011 a 2014 y los umbrales de presión arterial de la guía de práctica clínica de 2017 del American College of Cardiology/American Heart Association (ACC/AHA), se estimó que la prevalencia de la hipertensión entre los adultos de los Estados Unidos era del 46.0%; utilizando los umbrales de PA de la guía de práctica clínica del 7º Joint National Committee (JNC 7), se estimó una prevalencia del 31.9%.[13][14] Usando los datos de NHANES de 2013 a 2016, la AHA informa que hay un estimado de 116.4 millones de adultos (edad ≥20 años) con PA elevada en los Estados Unidos.[14] La prevalencia es mayor en los hombres de raza negra no hispanos (58.6%) y en las mujeres de raza negra no hispanas (56.0%). La incidencia aumenta con la edad en todas las razas y en ambos sexos. La prevalencia es mayor en los hombres que en las mujeres antes de los 65 años de edad y superior en las mujeres que en los hombres a partir de los 65 años de edad.[5][14] AHA Centers for Health Metrics and Evaluation: 2017 hypertension guidelines visualisation external link opens in a new window El riesgo de por vida es del 90% para hombres y mujeres normotensos a los 55 años de edad y que viven hasta los 80 años.[15]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad