Pronóstico

La mayor parte de pacientes se recupera en un período de 2 semanas. En un estudio con niños de edades comprendidas entre 6 meses y 12 años, el 26% aún presentaba síntomas 7 días después del inicio y el 6% después de 14 días.[88] La tos es el síntoma persistente más habitual; dura de 15.3 a 28.6 días.[89] Es importante informar de esto a los pacientes, a fin de reducir sus expectativas de mejoría rápida y evitar que vuelvan en busca de tratamiento adicional (p.ej., antibióticos). La recurrencia es habitual, aunque no está claro si el agente patógeno causal es el mismo virus, un subtipo o un patógeno totalmente diferente.

La parte más difícil de la consulta suele ser la negociación acerca del diagnóstico y las opciones de tratamiento, y en particular los antibióticos. Se debe insistir en que los síntomas no se resuelven de manera inmediata.

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad