Epidemiología

Cada año, los niños padecen alrededor de 6 a 8 resfriados, y los adultos de 2 a 4 resfriados.[3][4][5][6][7] Los adultos que están en contacto con niños se resfrían más a menudo que los que no están en contacto con niños.[8] Las infecciones de las vías respiratorias altas, la congestión nasal, las dolencias de garganta y la tos son responsables del 11% de las consultas de atención primaria en otros países occidentales.[3] El resfriado común es la enfermedad aguda más común en los EE. UU., responsable de aproximadamente 37 millones (3%) de las visitas ambulatorias cada año.[9] En un estudio realizado en EE. UU., se encontró que el 23.6% de los adultos había padecido un resfriado en las 4 semanas anteriores.[10]

No hay grandes diferencias en la incidencia en función del sexo o la etnia. La mayor parte de las infecciones se producen durante el invierno. También se cree que los virus responsables de los resfriados en verano e invierno son distintos.[8] La afección es muy contagiosa y es responsable de un importante absentismo escolar y laboral, aunque no está claro si la principal vía de propagación es el contacto mano a mano, la diseminación por aerosol entre personas o la contaminación de superficies mediante aerosoles, que posteriormente transmite el agente patógeno infeccioso a las membranas mucosas de la boca (p. ej., al comer).

Es raro que haya alguna morbimortalidad acompañante, aunque los resfriados comunes son responsables de unos niveles considerables de malestar, absentismo escolar y laboral y gastos sanitarios.[10]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad