Cribado

La US Preventive Services Task Force (USPSTF) actualmente recomienda el cribado de la glucosa plasmática en adultos de entre 40 y 70 años que tengan un índice de masa corporal (IMC) ≥25. Las personas con resultados normales en las pruebas deberán volver a someterse al cribado cada 3 años. Las personas que presentan prediabetes deberán someterse al cribado de diabetes anualmente.[60]

La American Diabetes Association (ADA) ha recomendado pruebas de cribado de rutina de las adultas asintomáticas no embarazadas de cualquier edad con un índice de masa corporal (IMC) ≥25 kg/m² (≥23 kg/m² para las personas del sur de Asia) además de uno o más factores de riesgo de diabetes. Las personas que no presentan factores de riesgo se deben someter a cribado a partir de los 45 años de edad. Los factores de riesgo de la diabetes incluyen antecedentes familiares de diabetes, sobrepeso u obesidad, estilo de vida sedentario, ascendencia con riesgo alto, diabetes gestacional, hipertensión, dislipidemia (niveles reducidos de colesterol HDL o niveles elevados de triglicéridos), vasculopatía, intolerancia a la glucosa o síndrome del ovario poliquístico.[2]

Las pruebas de cribado recomendadas incluyen la glucosa plasmática en ayunas (prediabetes si es de 5.6 a 6.9 mmol/L [100-125 mg/dL] en una determinación, en ausencia de diabetes) y/o HbA1c (prediabetes si es de 39-46 mmol/mol [5.7% a 6.4%] en una determinación, en ausencia de diabetes; e indica diabetes si es ≥48 mmol/mol [≥6.5%] en dos determinaciones). La prueba de tolerancia a la glucosa de 75 g por vía oral se utiliza menos comúnmente en hombres y mujeres adultas no embarazadas.[2]

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad