Pruebas

Primeras pruebas que solicitar

Prueba
Resultado
Prueba

Confirmar con una repetición de la HbA1c u otra prueba de diagnóstico.[2] HbA1c también se usa para monitorizar el control glucémico, generalmente cada 3 meses.

Resultado

48 mmol/mol (6.5%) o superior

Prueba
Resultado
Prueba

Realizar tras un mínimo de 8 horas de ayuno. Confirme un resultado elevado con una HbA1c (que se puede hacer en la misma muestra), una segunda glucosa en plasma en ayunas u otra prueba diagnóstica de la diabetes.[2]

Resultado

>6.9 mmol/L (>125 mg/dL)

Prueba
Resultado
Prueba

Prueba sin ayuno. Son cómodas pero menos precisas que la glucosa plasmática en ayunas, HbA1c o la prueba de tolerancia oral a la glucosa con 75 g.[2] Se utiliza para la evaluación rápida del estado de glucosa si se presentan síntomas como poliuria, polidipsia o pérdida de peso.

Resultado

≥11.1 mmol/L (≥200 mg/dL)

Prueba
Resultado
Prueba

Es más costosa e incómoda que la glucosa plasmática en ayunas o HbA1c. La diabetes se debe confirmar en otro momento con otra prueba de diagnóstico.[2]

Resultado

≥11.1 mmol/L (≥200 mg/dL)

Pruebas que considerar

Prueba
Resultado
Prueba

La dislipidemia es común en la diabetes tipo 2.

Resultado

puede mostrar un nivel alto de LDL, nivel bajo de HDL o triglicéridos altos

Prueba
Resultado
Prueba

Se deben comprobar las cetonas en orina si los pacientes presentan síntomas de hiperglucemia (poliuria, polidipsia, debilidad) y hipovolemia (membranas mucosas secas, turgencia cutánea deficiente, taquicardia, hipotensión y, en casos graves, shock) en el momento del diagnóstico o durante todo la evolución de la enfermedad. La cetoacidosis es una presentación frecuente de la diabetes de tipo 1, pero también puede darse en la diabetes de tipo 2.[44][45][46]

Resultado

positivo en casos de cetoacidosis

Prueba
Resultado
Prueba

No se realiza rutinariamente para el diagnóstico de la diabetes, pero puede ser útil para diferenciar entre la diabetes de tipo 1 y tipo 2.[47] Una deficiencia absoluta de insulina es una característica clave de la diabetes de tipo 1, que produce niveles bajos (<0.2 nanomol/L) o no detectables de péptido C en plasma.[2][47] Los resultados del péptido C deben interpretarse en el contexto clínico de la duración de la enfermedad, las comorbilidades y los antecedentes familiares.[48]

Resultado

>1 nanomol/L

Prueba
Resultado
Prueba

Indica nefropatía y sugiere otros posibles daños microvasculares. Se monitoriza anualmente.

Se puede evaluar con la relación de albúmina a creatinina en una muestra aleatoria de orina.[2]

Resultado

puede ser elevado

Prueba
Resultado
Prueba

La TFG se calcula según las fórmulas de colaboración epidemiológica de la nefropatía crónica (CKD-EPI) o de modificación de la dieta en la enfermedad renal (MDRD). Actualmente la Iniciativa de calidad de los resultados de la enfermedad renal (Kidney Disease Outcomes Quality Initiative, KDOQI) recomienda la fórmula de CKD-EPI porque elimina el sesgo con niveles más altos de TFG, lo que permite hacer un reporte amplio.[ Estimación de tasa de filtración glomerular por la ecuación CKD-EPI ]

Resultado

puede mostrar insuficiencia renal

Prueba
Resultado
Prueba

Evaluación inicial. Un ECG normal no descarta arteriopatía coronaria. Los pacientes con un ECG en reposo anómalo pueden requerir una prueba diagnóstica cardíaca adicional.[2]

Resultado

puede indicar una isquemia previa

Prueba
Resultado
Prueba

Una herramienta no invasiva para detectar una enfermedad arterial periférica (APP), que tiene una alta prevalencia en pacientes con diabetes. La American Diabetes Association recomienda que se realice un ITB en los pacientes que tienen síntomas de APP.[2] Se puede usar para detectar una APP.

Resultado

≤0.9 es anormal

Prueba
Resultado
Prueba

Los pacientes se deberán derivar a un oftalmólogo en el momento del diagnóstico de la diabetes de tipo 2.[2]

Resultado

puede presentar retinopatía

El uso de este contenido está sujeto a nuestra cláusula de exención de responsabilidad